Inversión de los Trabajadores en su Empresa. Balance “Ficción”

Capital y trabajo siempre parecen polos opuestos. La industrialización y los avances tecnológicos ahondaron más, si cabe, la distancia entre estas dos formas de percibir una realidad social. Pensadores, politólogos, filósofos, sociólogos, sindicalistas y economistas, entre otros, han promulgado doctrina con sesudos tratados sobre este fenómeno económico y social.

IPF Consulting

Suele ocurrir que cuando empresas cotizadas emiten un informe comunicando expectativas de reducción de personal, provoca un incremento en la cotización de sus acciones, aunque sea como parte de un plan. Parece que estas decisiones ponderan a favor del capital.

A pesar del ejemplo, no creemos que esa relación causal se produzca por razón de intereses contrapuestos. La realidad es que son fuerzas convergentes en un mismo objetivo fundamental, creación de valor. Quizás esto ocurre porque el valor del capital humano no está suficientemente valorado y, por otra parte, porque los trabajadores conceptualmente perciben la empresa como algo ajeno, su empleo no lo ven como una inversión en la empresa. Pero al final, los intereses son los mismos. Empresas sólidas y bien valoradas con grandes expectativas de futuro gracias a empleados que invierten su activo profesional.

Consolidar empresa y empleo (personas) debe ser sostenible incluso ante un futuro tecnológico con mayor reducción de mano de obra por aplicación de procesos automatizados. Hay una forma de innovación que empujaría a toda la organización (empresa / accionistas / inversores/ empleados) al desarrollo de nuevas actividades que incrementen y mantengan el empleo, como parte de su capital, pues otorga valor.

Para ver esto se nos ocurre un ejercicio de “contabilidad ficción”, partiendo de la base que las empresas son valoradas con arreglo a los datos que aparecen y publican en su balance y memoria.

El balance es una fotografía con datos ordenados siguiendo una norma. La valoración de las empresas suele ser el resultado del análisis de sus activos y pasivos reflejados en el balance. Nuestro ejericicio de “ficción” pretende incorporar el valor de las personas al Balance, siguiendo cierta metodología, a saber:

Activo

Incorpporamos un nuevo activo que vamos a denominar, por ejemplo, “conocimiento”. Este activo de conocimiento sería el resultado de aplicar criterios justificados y razonables que miden el valor real de la plantilla.

Para ello realizamos un ejercicio sujeto a criterios medibles. La idea pasa por hacer una definición de cada puesto con las características de la persona que lo ocupa, midiendo el grado de calidad que aporta esa persona a la organización. La metodología de cuantificación debe estar justificada para que el valor sea real.

Por ejemplo, una vez que hemos indicado cada puesto, calcularemos un valor medido en salario anual del sector o convenio, ponderando con los factores individuales de la persona que lo ocupa; tipo de contrato, nivel de formación, universidad o centro de formación, calificaciones, estudios postgrado, Investigaciones y publicaciones donde ha participado, tiempo que lleva en la empresa, el dedicado al sector, grado de consecución individual de objetivos, etc.

El resultado final se puede, además, ponderar aplicando factores de corrección según diversos objetivos sociales y de calidad, como el grado de rotación de personal, conciliación familiar, planes de pensiones, horario, comida, desplazamiento, igualdad, trabajo en casa, valoración 360 grados, encuesta satisfacción del personal, formación interna, encuesta de calidad, equilibrio salarial, etc.

Con el resultado de este ejercicio, cuya metodología tendríamos el valor cuantitativo del “conocimiento”.

Pasivo

La contrapartida de pasivo para el equilibrio del balance podría ser, por ejemplo, “Capital Humano”.

En el resultado del valor económico de la empresa, este “Capital” es parte integrante de los fondos propios. Esto es la inversión en conocimiento y sabiduría que las personas hacen en su empresa para darle valor.

El resultado será, más o menos lo siguiente:

ACTIVO NO CORRIENTE PASIVO CAPITAL
Concesiones, patentes, licencias, marcas,

Fondo de Comercio, Investigación, etc.

Capital escriturado, reservas, primas, resultado ejercicios anteriores, etc
Conocimiento Capital Humano
Propiedad intelectual ……. ………….

Pensemos en las ventajas de este ejercicio “ficción”. El poder de este balance permite a la empresa incrementar su valor por la calidad de las personas. A los empleados le permite disponer de una “inversión” en su empresa, que pueden llevar a otras. La empresa necesita mantener a empleados que aportan valor. Los empleados necesitan incrementar su inversión.

José González

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba