Ideas de negocio

Ideas puede haber muchas, pero en el negocio, si no somos capaces de llevarlas a cabo, no sirven de nada. Con esta máxima queremos abordar aquellas características que creemos necesarias, y por tanto, deben tener las  ideas para que se conviertan en un buen negocio. En este sentido, destaquemos lo siguiente…

Las ideas deben gozar de total y absoluta credibilidad por parte de los emprendedores.

Para vencer todos los inconvenientes que nos encontraremos durante la etapa de puesta en práctica de nuestra idea, no existe mejor fórmula que la confianza y la credibilidad en la idea del negocio que se va a desarrollar. Conviene tener despajadas todas las incógnitas.

Fundamentadas en el presente y en la razón

Las ideas de negocio deben ser entendibles en el presente y atender a la lógica. Con toda seguridad, los mercados, en el más amplio de los conceptos (demanda, oferta, dimensión, necesidades, etc.), evolucionarán con rapidez y surgirán nuevas oportunidades. Por esta razón es muy recomendable desarrollar negocios flexibles y adaptables a los cambios, con altas posibilidades de ser los primeros y anticiparse.

No obstante, conviene pensar en productos y servicios tangibles, que permitan hacer caja, con independencia de ir trabajando en la evolución e innovación para ofrecer productos de futuro.

Ideas de negocios sostenibles en el tiempo

No deben ser ideas sobre necesidades coyunturales. Muchas empresas se construyen para aprovechar una ocasión coyuntural o por iniciativas de oportunistas, que existen en todas las actividades. En muchas ocasiones, estas empresas que se constituyen por contactos con otras empresas mayores que demandan puntualmente un producto o servicio, suelen ser cautivas de su único cliente, y desaparecen porque no son sólidas, porque solo están basadas en criterios de oportunidad.

Saber DÓNDE y CÓMO se gana dinero.

Las empresas son organizaciones que deben beneficiar a la sociedad, pero además, para que sobreviva, deben proporcionar recursos económicos. Los emprendedores que inician un proyecto tienen que buscar su realización profesional y social, pero también económica, con una visión sostenible en el tiempo. Para ello, las empresas deben ser rentables y retornar con rendimientos los recursos económicos y personales que en ella se invierten. La rentabilidad y la estabilidad económica en el futuro dependerán de saber dónde y cómo se gana dinero. Las personas emprendedoras deberán conocer perfectamente, de qué forma se gana dinero con los proyectos para los que están madurando ideas de negocio.

Innovadoras y creativas

El producto, servicio o sistema de producción debe ser creativo e innovador. Hay que trabajar para hacer y ofrecer algo distinto a los demás, mejor, más rápido, con más calidad y con precios más competitivos. Además debe ser bueno para la sociedad, mejor aún que lo conocido hasta el momento.

Meditadas y compartidas

Las ideas de negocio deben ser evaluadas analizando sus posibilidades. Para esto, es recomendable que se mediten y se examinen, considerando toda la información que se pueda obtener. Para hacer estas evaluaciones conviene visitar otras empresas con productos o servicios parecidos. Observar las operaciones que realizan para su funcionamiento, las instalaciones, la organización, los socios, recursos financieros, su evolución, etc. En definitiva, cuanta más información sobre los competidores se obtenga, mayor capacidad de autoevaluación se podrá hacer de la idea del negocio.También conviene comentarlas con personas de confianza, y requerir de éstas sus opiniones sobre las posibilidades de éxito del proyecto que se está pensando.

Cualquier idea que cumpla con las premisas apuntadas, sólo necesita que el emprendedor tenga capacidad de llevarla a la práctica.

En el próximo post hablaremos de los socios y compañeros de viaje para nuestra Aventura de Emprender.

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba